Presentación

Después de pasados bastantes años desde que se prendiera la mecha de la llamada “primavera árabe”, se observa cómo dicho acontecimiento, que en su momento fue calificado de “histórico” no ha conseguido realizar los cambios políticos, económicos y sociales a los que aspiraba, sino que ha tenido, al contrario, consecuencias negativas en los ámbitos árabe e internacional. Estas consecuencias se siguen hoy en día con gran interés en los medios políticos y académicos tanto árabes como occidentales, y son objeto de múltiples estudios por parte de especialistas, y se organizan congresos y encuentros científicos para estudiar el fenómeno y los posibles escenarios que se van a derivar del mismo.

En este marco, el Centro de Estudios al-Andalus y Diálogo de Civilizaciones, organizó un seminario internacional en la ciudad de Granada en noviembre de 2014 bajo el título de “La Primavera Árabe… ¿qué después?”, en colaboración con la Fundación Euro-Árabe, en cuya sede tuvo lugar, y con con el Instituto para la Investigación sobre la Paz y los Conflictos de la Universidad de Granada, reuniendo a un grupo de investigadores árabes y españoles. Las intervenciones, que, en su mayoría, se publican ahora en este libro, abordan el fenómeno de la “primavera árabe”, por tanto, desde un doble punto de vista, árabe y español.

Debido a los nuevos acontecimientos acaecidos durante el período que separa la fecha de celebración del seminario y la publicación del libro, algunos participantes han revisado sus textos, como es el caso del Dr. Othman Rawaf, en cuyo artículo itulado “La primavera árabe: una tormenta, cinco revoluciones y cambios radicales”, incluye ahora el tema de “La tormenta decisiva”, con la que la coalición árabe comandada por Arabia Saudí intenta restaurar en Yemen la legalidad, suprimida por el golpe de Estado de los Hutíes en alianza con fuerzas internas y externas. El texto del Dr. Rawaf trata de responder a estas tres preguntas:

1ª) ¿Qué circunstancias y especificidades políticas existían en el mundo árabe antes de la primavera árabe?
2ª) ¿Qué es la primavera árabe, qué causas la produjeron y cómo interactuaron sus acontecimientos?
3ª ¿Cuáles son las transformaciones y cambios principales que se produjeron después de la primavera árabe en la política árabe, y cuáles son sus resultados positivos y negativos?

El artículo del Dr. Abdeluahed Akmir, intitulado “La primavera árabe y la emigración ilegal en el mar Mediterráneo”, ha sido también actualizado. El autor analiza en él la influencia de la primavera árabe en el fenómeno migratorio ilegal en ambas orillas del Mediterráneo, donde, por causas directas e indirectas, ha aumentado el número de personas candidatas a la emigración. También aborda el modo en que se ha tratado este fenómeno por parte de los gobiernos de los países de acogida y por parte de las organizaciones internacionales y de la sociedad civil, a la vez que arroja luz sobre los acuerdos firmados entre los países de origen y los países de recepción con el fin de poner fin a dicha migración ilegal, y estudia la situación legal de los emigrantes ilegales antes y después de cruzar el Mediterráneo. El texto del Dr. Akmir no se detiene en el análisis de las importantes y peligrosas consecuencias que está teniendo la cuestión de los refugiados sirios desde el verano de 2015, debido a que dicho tema exige una aproximación diferente a la seguida en la redacción de este artículo.

La contribución de Mohamed Taj Edin al-Hussayni, “La primavera árabe… al día siguiente”, pone en evidencia que la primavera árabe ha hecho que la región viva según tres grupos de ciudadanos: el grupo de quienes optaron por la senda de una reforma capaz de garantizar una mayor estabilidad, el de cuyos componentes eligieron el camino de la destrucción mutua, destrucción que todavía no ha tocado a su fin, y un tercer grupo que no pudo definir completamente las posibilidades del futuro. El dibujo de este mapa y su análisis permite, en opinión del Dr. al-Hussayni, percibir y comprender la realidad de la región e incluso dibujar los escenarios del porvenir.

Por su parte, el Dr. Mustafa Al Qabbaj considera, en su artículo “La primavera árabe y la lógica de las revoluciones políticas” que la primavera árabe movilizó lo que se encontraba quieto en una zona geográfica y política extremadamente compleja, y que las revueltas populares espontáneas no estuvieron enmarcadas en un pensamiento alternativo a los regímenes despóticos bajo cuyo fuego caían abatidas las multitudes árabes. Esta primavera activó las esperanzas que todos los árabes tienen de un nuevo renacimiento cultural. Pero el devenir histórico de la situación que atraviesan los países de esta primavera no permite entender a quien la estudia ¿por qué el destino de las revueltas populares árabes derivó hacia situaciones de deterioro? ¿Este deterioro fue motivado por defectos internos o se debió al contexto inernacional, deteriorado a su vez? ¿Estos deterioros que siguieron a la primavera árabe son coyunturales, como nos lo enseñan las revoluciones políticas? La primavera árabe, que llegó a ser una primavera mundial, ¿fue incapaz de abarcar lo esencial de la crisis del capitalismo democrático como única ideología dominante en los comienzos de este siglo? Estas son las interrogantes que el Dr. al-Qabbaj trata de discutir en su artículo.
No lejos de los problemas planteados por el profesor al-Qabbaj, el Dr. Saíd Bensaíd al-Alawi, nos ofrece en su artículo una valoración preliminar sobre la primavera árabe, entendiendo que hay quien ve en ella la expresión sincera del inicio de la cuarta ola en la marea democrática, cuya primera ola, vista con gran optimismo, se remonta a los años treinta del siglo pasado. Por contra, hay quien ve en ella una muestra de las dificultades de cambio democrático existentes en el pueblo árabe, y piensan que estas revueltas llevan en sí mismas el germen de su extinción y que lo más apropiado es hablar del fracaso de la experiencia democrática, prueba de lo cual serían los acontecimientos inquietantes y negativos que vive el mundo árabe de hoy. Cierto es que este movimieno de rebelión expresa una realidad más difícil y compleja de lo que apuntan los juicios generalizadores. En este contexto, el artículo de al-Alawi revela los aspectos concretos de dichas dificultades, en un intento de responder a la pregunta con la que el autor da título a su texto: “¿Ha agotado la primavera árabe todas sus posibilidades?”.
Respecto a los textos en español, el Dr. Pedro Martínez Montávez reconoce en su artículo “De la lucha por la libertad a la lucha por las libertades en el mundo árabe contemporáneo”, que él no se vio sorprendido con los sucesos acaecidos en el mundo árabe, puesto que reflejan la realidad de esta zona geográfica y la situación de profunda crisis que padece. Al mismo tiempo, Martínez Montávez considera que la expresión “primavera árabe” no reproduce la realidad, ni los acontecimientos allí producidos, sino que tal denominación evidencia, tal vez, un deseo de parecerse al otro, de establecer comparaciones con lo sucedido en otras regiones geográficas, pero con una realidad y unos hechos distintos a los que vive el mundo árabe. Tras analizar críticamente el término “primavera árabe”, el autor pasa a hablar de la situación en los países árabes a partir de dicha primavera y pone de relieve las claras diferencias entre unos y otros, derivadas de la diferente realidad de cada país, lo cual no niega la existencia de elementos comunes, como lo explicitan las consignas y demandas de quienes participaron en las revueltas, que el autor condensa en tres demandas principales: libertad, dignidad y justicia social, a las que habría que añadir una cuarta, que el profesor Montávez considera esencial, a saber, “el pan”, es decir, uno de los elementos de subsistencia fundamentales en los países de la primavera árabe. El artículo comenta cada uno de estos elementos desde los puntos de vista “histórico”, “cultural”, “económico” y “social”.

El texto de la Dra. Carmen Ruiz Bravo, titulado “El arabismo español y una primavera árabe rodeada de peligros”, plantea una serie de ideas y cuestiones centradas en el modo en que el arabismo español ha abordado los principales problemas que preocupan al mundo árabe, y cómo este arabismo ha caído en el desliz cuando ha tratado de partir de sí mismo y de su propia realidad para comprender una realidad diferente, cual es la del mundo árabe. La autora se detiene, con pena, en la regresión sufrida por lo que ella denomina estudios árabes e islámicos académicos durante la primera década del siglo veintiuno en España, lo que ha redundado, obviamente, en un retroceso en la comprensión académica de la realidad del mundo árabe contemporáneo. En este artículo es de destacar que la autora recurra a su larga experiencia personal para entender los problemas del mundo árabe, y principalmente la “primavera árabe”. Para ello, comienza hablando de lo que le sucedió a ella misma cuando era estudiante en el Departamento de Estudios Árabes de la Universidad de Madrid a mediados de los años sesenta del siglo pasado, y descubrió ya un libro titulado, precisamente, “La primavera árabe”, que fue publicado a comienzos de los años cincuenta por un investigador francés, en el que examinaba la realidad política de los países árabes basándose en el conocimiento y estudio directo de los mismos, que dicho investigador había visitado.
El artículo del Dr. Carmelo López Beltrán, con el título de “Cambios y tendencias de la ley de asociación en el Magreb tras las revueltas de 2011 y su repercusión sobre la sociedad civil”, analiza los cambios políticos producidos en los países del Magreb después de la primavera árabe, fijándose en algunos de ellos que el autor considera fundamentales, cuales son las reformas constitucionales realizadas en Marruecos y Túnez, así como en las demandas de la calle en dichos países, que resume en tres demandas principales, la democrática, la mejora del nivel de vida y la lucha contra la corrupción.
El artículo de Juan A. Macías Amoretti, titulado: ‘’Ética y política en el pensamiento árabe contemporáneo: una perspectiva democrática’’, señala que la democracia en el pensamiento árabe está ligada a una honda tradición de reflexión crítica en torno a lo público, y que dicha reflexión democrática tiene en el campo ético-moral (أخلاقي) un punto de referencia principal. Según el autor, el pensamiento político árabe contemporáneo ha girado en torno a la democracia como posibilidad de desarrollar una ética social, y no meramente como una estructura política técnica.

Finalmente, el Dr. José Miguel Puerta Vílchez hace un breve repaso en su texto “Arte y libertad con la Primavera Árabe”, aportando y comentando imágenes, sobre cómo las artes plásticas venían reclamando espacios de libertad, justicia y democracia desde mediados del siglo pasado en la mayoría de los países árabes, lo cual se intensificó en la etapa de la llamada “primavera árabe”, a través de la pintura, la escultura, la caricatura, la caligrafía y las pinturas murales, todo lo cual alcanzó amplia repercusión, además, gracias a los medios de comunicación y a las nuevas redes sociales. El autor llama la atención principalmente sobre el caso de Siria y sobre algunos colectivos formados por importantes artistas de dicho país en favor de la paz y de la libertad.
El Centro de Estudios Al-Andalus y Diálogo de Civilizaciones, editor de esta obra, expresa de nuevo su agradecimiento a su majestad el Príncipe Abd al-Aziz b. Fahd b. Abd al-Aziz, Presidente Honorífico del Centro, por su continuo apoyo y por posibilitar la organización de este congreso y la publicación de sus trabajos, de la misma manera qaue reitera su gratitud a la Fundación Euro-Árabe y a la Universidad de Granada, así como a la comisión organizadora del congreso, que también ha supervisado la edición de este libro.

Centro de Estudios Al-Andalus y Diálogo de Civilizaciones